Crítico sin remedio. La narrativa y el buen diseño son lo que hacen los juegos obras que merecen ser recordadas.