Top 5: Muertes causadas por videojuegos

maxresdefault

¿Cuánto te gustan los videojuegos? Los videojuegos no son solo un pasatiempo sino, para muchas personas, son un estilo de vida. Sabemos que los videojuegos son como un portal a mundos fantásticos, a paraísos, donde podemos hacer que nuestros sueños se hagan realidad, además de poder hacer y ser quien queramos, pero… ¿en qué momento dirías tú que los videojuegos pasan de ser de una afición a una adicción? O, ¿hasta qué punto puede llegar tal desesperación de quitarte la vida y pensar que después de ésta formarás parte de ese mundo? ¿En qué momento puede llegar una persona a confundir la realidad con la ficción? ¿Por qué? ¿Será que muchas de esas personas están pasando por momentos difíciles y los videojuegos es la única salida que tienen para intentar escapar de la realidad? ¿O bien que la mayoría de estas personas hayan desarrollado algún tipo de enfermedad mental? Desgraciadamente hay decenas de casos así, gente que se ha quitado la vida o se la ha arrebatado a otra persona a raíz de casos de esta índole.

Quiero aclarar una cosa; los que ya me conozcan tanto por mi canal de YouTube como por mis demás artículos y reportajes lo sabrán pero, los que no, quiero aclarar que no me dedico a desprestigiar a videojuegos o compañías por hacer títulos violentos y a raíz de eso hacer que personas tomen ejemplo, sino todo lo contrario.

Así que, después del artículo ‘¿Nos vuelven agresivos los videojuegos?‘ escrito por Mandus, os traigo aquí un Top 5 de muertes causadas por videojuegos.

 


Xiao Yin (2005)


 

world-of-warcraft-gameplay-image

Xiao Yi era un niño que vivía en China junto a sus padres. Este chico era un jugador muy habitual al conocido multijugador masivo en línea World of Warcraft. Su padre declaró en su momento que su hijo era un estudiante ejemplar hasta que se volvió un adicto a los juegos de ordenador y además, dijo que llegó un momento en el que no podía controlarse, que es como si estuviera tomando drogas. Sus padres, muy preocupados, dijeron que sabían muy poco de internet y que no sabían ‘cómo salvarle’. El chico de 13 años incluso se escapaba por las noches y se podía pasar días jugando en los Cyber Cafés, a veces todo ese periodo de tiempo sin comida alguna.

En 2005 pasó algo completamente devastador para la familia, y es que Xiao Yi se suicidó saltando de un vigesimocuarto piso pensando que así podría encarnarse en el mundo del juego. El chico dejó cuatro cartas antes de cometer este acto, y en ninguna de ella mencionaba a sus padres. En ellas, escribiendo, “tomaba el papel” del protagonista del juego e iban dirigidas a otros tres personajes que también jugaban al WoW, y que se ‘iba a encontrar con ellos allí’.

 


Qiu Chegwei (2005)


The-Legend-of-Mir-3-6

Qiu Chegwei es un jugador chino -y digo es porque está vivo, ya que él no fue la víctima-, que era jugador habitual de Legend of Mir 3, otro multijugador masivo online. El problema comenzó cuando le prestó a su amigo Zhu, su preciada “Espada Dragón” virtual y éste, sin su consentimiento, decidió venderla por 660 euros.

Cuando Qiu se enteró, se cabreó muchísimo y se presentó en casa del que ya había sido su amigo hasta hace unos minutos. Entró a la fuerza en la casa que Zhu se encontraba durmiendo. El padre del chico sabía lo que había pasado y le ofreció el dinero a Qiu, pero al estar tan enfadado no era el dinero lo que quería, sino hacerle pagar a su amigo por lo que había hecho. A Zhu, de 26 años, no le dio ni tiempo ponerse los pantalones antes de que Qiu entrara en su habitación y le apuñalara en el pecho repeditas veces con un cuchillo.

 


Tyrone Spellman (2006)


tyronespellman

Tyrone Spellman, un jugador de Xbox de 27 años de edad, vivía en Philadelphia con su mujer -que estaba embarazada- y con su hija de 17 meses. Era en septiembre de 2006 cuando hizo algo impensable, y es que se encontraba recibiendo su dosis diaria de Xbox mientras su mujer dormía en una de las habitaciones. De repente, su hija de año y medio, se tropezó con los cables de la consola con la mala suerte que hizo que cayera al suelo y ésta se rompiera.

Spellman no se lo pensó dos veces, perdió el control y rompió el cráneo de su hija de varios golpes. Se le condenó a 47 años de prisión.


Dihn Le Dan (2007)


2015683-647695_20121025_002

Dinh Le Dan era un joven vietnamita de 13 años. Un día, sintió la necesidad de cometer un acto súper atroz a raíz de que necesitaba renovar su suscripción mensual para poder calmar su adicción al juego online al que jugaba diariamente.

No teniendo dinero, decidió entrar en casa de una anciana de 81 años. Dinh agarró un trozo de cuerda, la estranguló hasta la muerte, le cogió 5 euros para poder pagarse la suscripción, enterró a la señora en el jardín de su casa y abandonó la escena del crimen. Las autoridades decían que era demasiado joven para ir a la cárcel y que un correccional sería suficiente hasta que mostrara un buen comportamiento.

 


Daniel Petric (2007)


danielpetric061609

Daniel Petric, mencionado recientemente en el artículo ¿Nos vuelven agresivos los videojuegos?, tenía 16 años cuando mató a su madre a raíz de una discusión. El joven estadounidense era un usuario de Xbox 360 y fue en casa de su amigo donde conoció por primera vez la saga Halo. Esto fue lo que le hizo querer hacerse con la tercera entrega, aunque sus padres se lo prohibieron por ser considerado ‘demasiado violento’.

Daniel tenía tantas ganas de hacerse con el título que se lo compró a escondidas y se encerró en su habitación para jugarlo. Un día, sus padres lo pillaron por sorpresa y le quitaron el juego para esconderlo en una caja fuerte. El joven, muy enfadado por lo ocurrido, consiguió abrir la caja fuerte y recuperó el juego, además de la pistola de 9mm de su padre. No se lo pensó dos veces cuando acudió al salón, en el que se encontraban sus padres sentados en el sofá. Fue entonces cuando Daniel les pidió que cerraran los ojos porque tenía ‘una sorpresa para ellos’.

Sin que se lo esperaran lo más mínimo, el joven disparó repetidas veces el cuerpo y la cabeza de su madre, hirió a su padre de gravedad y le dio la pistola para que pareciera él el asesino. A continuación, se subió a la furgoneta familiar con su juego de Halo 3 en el asiento de al lado y se intentó dar a la fuga. La policía lo esposó y hasta ahora cumple cadena perpetua en la cárcel con posibilidad de libertad condicional.


 

¡Al ser un top 5 se dejan bastantes más casos impactantes en el tintero! Tómate la libertad de compartir en los comentarios tu opinión además de otros casos que tú ya conozcas.

Y tú… ¿qué harías por tu videojuego favorito?

Beatriz

Coleccionista y jugadora de toda la vida. Nativa de Skyrim. Si dejas un comentario te invito a una botella de aguamiel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.