Top 5: Localizaciones tristes de Skyrim

Como ya he mencionado varias veces, y con razón, es que Skyrim es un gran mundo lleno de incógnitas y de cosas por hacer pero, ¿sabéis qué es lo mejor? Que no solo el protagonista tiene historia, sino que podemos averiguar cosas sobre la vida de los demás, porque no son solo muñecos que están ahí para darle vida al juego. Cada uno tiene su forma de ser pero detrás de eso, todos los personajes secundarios tienen una historia, y eso es una cosa que le da muchísimo encanto y horas de diversión al título, porque siempre hay cosas que podemos investigar y aprender.

Vagando por Skyrim desde que este salió a la venta en 2011, me ha hecho encontrarme con muchísimas localizaciones, enigmas y curiosidades que no son fáciles de ubicar o que simplemente hay que explorar muchísimos rincones de la provincia para encontrarlos. Por esto mismo he decidido reunir cinco de las localizaciones más tristes que me he encontrado en Skyrim. Hay muchísimas más, así que podéis tener por seguro que habrá una segunda parte muy pronto. Si os interesa, también podéis asistir este mismo reportaje pero en vídeo.



Choza de Meeko

En un lugar un tanto remoto de Skyrim podemos encontrar una cabañita, como tantas otras veces pero, la Choza de Meeko tiene algo muy peculiar. Si vamos por el camino que se encuentra cerca de la cabaña, podemos ver a un perro ladrando, que parece que intenta llamar la atención. Si nos acercamos y empieza a ladrarnos para que lo sigamos hasta la casita.

Cuando llegamos a la casa con él, se sienta al lado de un cadáver que se encuentra tendido en la cama; un nórdico que hasta hace poco había sido su dueño. Este perro tan fiel solo nos intentaba avisar de que su amigo había muerto, y que aunque ya no esté le ha estado acompañando desde el momento que murió.
Al lado de la cama se encuentra un diario en el que el hombre escribió que había contraído anquilosamiento, una enfermedad, aunque más que preocupado por encontrarse cerca de la muerte, le preocupaba más que su amigo se quedara solo. Si tenemos el DLC de Hearthfire, podemos adoptar al perro para que nos acompañe en nuestras aventuras o para tenerlo como mascota en casa.

Diario: “Vaya, parece que después de tantos años viviendo en estos bosques voy a morir presa del anquilosamiento. Supongo que no pasa nada. Todos mis amigos murieron hace años. El único que queda es el pobre Meeko. Siempre fue un compañero leal y sé que podrá apañárselas sin ayuda. Espero verlo de nuevo algún día.”


El Campamento de Trío

Entre Lucero del Alba e Hibernalia es donde se encuentra esta localización. Es un pequeño campamento con un saco de dormir bajo un techo de madera, donde no hay más que un esqueleto y un saco con pocos suministros al lado. Al otro lado del refugio hay una carta que escribió Trío, a quien pertenecía el esqueleto, a su esposa.

Por lo visto la escribió porque su esposa Shelly se fue en barco por alguna razón y ésta tendría que haber llegado al campamento hace unas cuantas semanas. No es que vivieran en el campamento sino que ahí es donde Trío tenía que esperarle, seguramente porque sería ahí donde atracara el barco. Montó el campamento para esperarle ahí y en la carta aclara que permanecería en el refugio hasta que ella volviera, por si ella llegara de repente y Trío se encontrara buscando suministros o cazando.

Sin embargo, el pobre hombre se murió esperando… por lo que es probable que su mujer hubiera muerto en el barco y que acto seguido Trío hubiera muerto de hipotermia, lo más seguro. No me quiero imaginar cómo es morirte sabiendo que tu pareja no tiene manera de enterarse de que has muerto y que este se muera sin saber si tú estás vivo o muerto… Es una historia muy triste, sin duda alguna.

Para Shelly: “Shelly: Tu barco debería haber arribado hace semanas; me temo lo peor. He acampado en esta roca, ya que tu barco debería pasar por aquí. Espero que dentro de pocos días nos reunamos. Si estás leyendo esto, probablemente esté fuera cazando o buscando suministraos. Estaré aquí, esperándote hasta que vuelva a ver tu rostro una vez más. Sinceramente tuyo, Trío.”


La tienda de los enamorados
Uno de los sitios más tristes con los que me he encontrado en Skyrim es, sin duda alguna, la tienda de campaña de los enamorados, que se encuentra cerca de Lucero del Alba. No está marcado en el mapa y tampoco recibe el nombre de ‘Tienda de los Enamorados”, pero os explicaré el porqué recibe ese nombre por parte de los jugadores.

Si nos acercamos a la tienda, vemos que justo en la entrada hay una hoguera que al parecer lleva tiempo sin encenderse y que de hecho, siguen las ramas para prender cerca de ella. Si nos aproximamos al interior de la tienda vemos dos sacos de dormir, uno al lado del otro y dos pares de zapatos. También hay muchas flores rojas con las que seguramente busquen asemejar con rosas. Al lado de los sacos también se encuentran varias botellas de vino, aparentemente vacías. Encima de uno de los sacos se puede ver un ‘Amuleto de Mara’, que es la Diosa del Amor en Skyrim y es este colgante el que tienes que tener cuando estés buscando esposa o esposo, así que esto es por lo que pienso que en este refugio vivía una pareja.

¿Qué es lo que ha podido pasar con esta pareja? Observando el escenario, lo primero que pensé es que se emborracharon -de ahí a que haya varias botellas de vino vacías- y que incluso se hubieran dejado los zapatos, y que salieron fuera hubiera sido para nadar o para pasear. Se pueden obsevar varios horkers salvajes por la zona, lo que también podría apuntar a que la pareja fue devorada mientras hubiera estado fuera. También cabe la posibilidad de que hubiera venido algún bandido y que al huir se hubieran dejado los zapatos, aunque entonces no tendría mucho sentido que hubieran botellas vacías de alcohol a la vista. Sin duda es un lugar triste porque la pareja podría haberse despertado a la mañana siguiente pero, desafortunadamente, no lo hicieron…

 


Juntos hasta el final

Este lugar y lo que pasó si que es extremadamente triste. Cerca del heladísimo Hibernalia podemos encontrar cerca de un río que se encuentra al final de una gran bajada, dos esqueletos. Estas dos personas tuvieron un final muy triste porque, a uno de ellos se le quedó atrapada la pierna en una trampa para osos. El otro esqueleto, que se encuentra sentado a su lado, era de la persona que se quedó con el herido hasta el final.

Pero… ¿por qué razon? ¿Sería que ya se olía la muerte de su acompañante y no quería que se quedara solo? ¿Estaría simplemente a su lado hasta que viniera alguien en su auxilio? Lo primero que podemos pensar es que el herido murió desangrado y el otro murió de frío pero, claramente el otro podría haberse marchado cuando su acompañante ya hubiera muerto desangrado, aunque a lo mejor esa persona no podía seguir viviendo sin el otro y fuera eso por lo que decidió quedarse. Lo más curioso de todo esto es que ninguno de los esqueletos lleva ropa, y tampoco se ve ninguna prenda a su alrededor. Sea lo que sea, a estas dos personas les aguardaba un final completamente trágico…


Mina de la Posibilidad Fugaz

Si vamos a una mina que se encuentra cerca de Riften, llamada ‘Mina de la posibilidad fugaz’, nos encontramos con varias pertenencias, muchas setas por todos lados y un diario. El diario, que fue escrito por un minero, cuenta cómo se reencontró con su amigo llamado Bern, con el que ya había trabajado antes en una mina y que era un gusto volver a trabajar con él. Dice que estuvieron mucho tiempo picando con la esperanza de encontrar oro -que antes abundaba- o como mínimo algún material que apenas valiera algo.

Tras mucho tiempo de picar y no encontrar nada, Bern seguía insistiendo en que siguienan picando porque lo que buscaban “ya estaba muy cerca”, y convenció al otro minero de que fuera a Riften a por suministros mientras él seguía picando.

Cuando el minero volvió de Riften, cuenta que Bern, su amigo, ya no estaba, y que pensó que simplemente le había dejado plantado. Esperó tres días y al ver que no había noticias de su amigo, decidió ir a Riften para buscar trabajo. El diario termina con la frase de “Bern, si encuentras esto, me esperaba más de ti”.

Sin embargo, si exploramos un poco más a fondo la cueva, concretamente por el camino que está encima de la pequeña catarata, lleva hasta una zona en la que hay una gran mina de oro, y es ahí donde se encuentra el esqueleto de Bern aplastado por rocas. El pobrecillo había encontrado lo que tanto llevaban buscando, y su amigo lo recuerda como un traidor. Ahora otra cosa, ¿sería que Bern ya sabía que había oro ahí y por eso le insistía tanto a su amigo para que fuera a Riften, para así poder darle una sorpresa para cuando regresara? Me gusta pensar que es así, porque el minero ahora recuerda a su amigo con rencor.

Diario del minero:
22 de Fuego hogar, 200 de la Cuarta Era
Nadie vende una mina por cuatro cuartos. Imaginaba que el lugar estaría en mal estado, pero no tanto… Es poco más que una cueva. Puede que aquí hubiera oro alguna vez, pero ahora no hay ni una veta en la que empezar. Picamos al azar. Durante tres semanas excavamos el túnel inferior, pero no apareció nada.

 

15 de Primera semilla, 201 de la Cuarta Era
Nada. Ni oro, ni gemas, ni mineral, ni una piedra útil… Las rocas de por aquí se desmenuzan en cuando las apilas. Yo quiero dejarlo ya, pero Bern insiste en seguir adelante. “Solo un poco más, Hadrir”. “Estamos muy cerca, Hadrir”. ¡Bah! Bern quiere que vuelva a Riften a por suministros la semana que viene. Me sentará bien para relajarme un poco.

 

29 de Primera semilla, 201 de la Cuarta Era
He vuelto, y nada. Ni rastro de Bern. Es como si se hubiera largado sin más. No hay sangre, ni signos de lucha, simplemente me ha plantado, supongo.He esperado tres días y no ha vuelto. Yo regresaré a Riften a ver si lo encuentro o si consigo otro trabajo. No tiene sentido perder más tiempo aquí.
Bern, si encuentras esto, esperaba más de ti.”

Beatriz

Coleccionista y jugadora de toda la vida. Nativa de Skyrim. Si dejas un comentario te invito a una botella de aguamiel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.