Primeras impresiones de Conan Exiles

Conan Exiles es lo nuevo de Funcom para este 2018, que tras su paso por el género MMORPG con el notable Ages of Conan ha decidido dar el salto hacia la supervivencia en mundo abierto.

Cada día aparecen en el mercado más juegos que se suman al carro de la moda “survival”, el último fue Metal Gear Survive, cuya recepción por la comunidad no fue tan cálida como la que ha gozado el resto de la saga. ¿Por qué digo esto? Porque ahora más que nunca el aficionado mide con lupa cada nuevo título para saber si se trata de otro clon hecho para aprovechar el tirón de la moda o está concebido para ser una propuesta realmente genuina.

Fantasía épica, brutalidad, exploración y mucha libertad creativa… ¿Qué puede fallar?

Conan Exiles lleva mucho tiempo puliendo y perfeccionando su universo gracias al apoyo de la comunidad. Con motivo de su estreno el próximo 18 de mayo, hemos preparado este artículo para que repases todas las claves que convierten este videojuego de Conan, en una de las apuestas más ambiciosas del género hasta el momento.

Tras crear nuestro personaje con un modesto editor, se nos arroja de lleno a un gran desierto bajo el sol abrasador. Aquí daremos nuestros primeros pasos.

No abundan los tutoriales, tampoco dispondrás de un objetivo claro, en este aspecto el juego transmite muy bien la sensación de estar perdido e indefenso. Si vienes de jugar juegos como Minecraft o The Forest, sabrás que hacer: deberás buscar recursos esenciales, medir las distancias con los enemigos y preparar un pequeño campamento desde el que poder crecer.

Pero seguramente no estoy diciendo nada que no supierais ya. Así que tal vez la pregunta que deberíamos hacernos es: ¿Que ofrece Conan Exiles para brillar con identidad propia?

Un espacio multijugador de supervivencia con elementos de rol.

Podremos unirnos otros jugadores para construir nuestra pequeña civilización y enfrentarnos a las adversidades de estas desoladas tierras.

La mejor forma de comenzar a explorar su mundo es junto a un amigo, puesto que a menudo los demás jugadores nos pondrán las cosas muy difíciles. Este es el punto en el que Conan Exiles muestra sus mejores facetas.

Pongamos un ejemplo: Empiezas una partida por tu cuenta en un servidor desconocido. Sobrevives a duras penas a los primeros enfrentamientos contra las criaturas que pueblan el mundo. Recoges materiales para fabricarte tu primer arma y cuando crees que al fin has levantado cabeza, un despiadado merodeador acaba con tu vida para robarte los recursos. Comenzar tu andadura en solitario puede llegar a ser muy duro. Si por el contrario decides unir las fuerzas junto a las de un amigo ambos tendréis mas facilidades para asaltar el refugio de ese “desaprensivo” que te arruinó las primeras horas y saquear hasta la última pieza de hierro que posea.

El juego del gato y el ratón es lo que vuelve realmente divertido a este título. Saqueos, asesinatos y venganzas. No tardaréis en forjar historias únicas y personales si ponéis un poco de vuestra parte.

De condenado a leyenda.

La progresión es el plato fuerte de Conan Exiles y se cocina a fuego lento. Puede volverse un tanto repetitivo al principio hasta que llega lo realmente interesante y logra atraparte. Este es otro motivo por el que es muy recomendable la compañía.

El sistema de construcción es realmente completo y aunque no llega a las cotas de libertad de Minecraft si que nos permite desenvolvernos hasta lograr edificaciones realmente magnificentes.

Aunque puedes jugar sin conectarte a los servidores Online no le sacarás demasiado partido más allá de lo que disfrutes construyendo tus propias fortalezas.

Forja tu propio bárbaro.

Tal vez el elemento más distintivo respecto a otros productos similares radica en el sistema de progresión que le proporciona el toque de rol. De esta manera sentimos que nuestro personaje evoluciona en fuerza al mismo tiempo que crece nuestra influencia en la región, volviéndose capaz de enfrentarse a peligros mayores y acercándose paso a paso a convertirse en una leyenda semejante al propio Conan. Si eres seguidor del personaje y conoces sus orígenes tal vez logres conectar más con la aventura que el juego te propone.

Un mundo de dioses y hombres.

Hay algunos elementos que dotan de trasfondo a Conan Exiles, como los brazaletes mágicos que porta nuestro avatar que nos impiden escapar de su mundo, pero no una campaña propiamente dicha que nos dicte los pasos a seguir. Eres el dueño de tu propia historia.

Otro de los factores más atractivos de la propuesta radica en su sistema de invocaciones. Nos permite transformarnos durante un corto espacio de tiempo en las deidades escogidas durante la creación de nuestro personaje para sembrar verdaderos estrados en el campo de batalla. A menudo dejándonos la estampas más espectaculares que el título puede ofrecer.

No obstante también se nota que se deben realizar unos cuantos ajustes en este apartado. Pues las proporciones del coloso que encarnemos no terminan de ajustarse a la superficie del mapa y atravesarán constantemente secciones del terreno haciendo perder parte del impacto de la escena.

Esto nos lleva a hablar de la parte más comprometida del título que nos ocupa…

Los problemas del acceso anticipado.

La inteligencia artificial de los NPC’s que pueblan el mundo de Conan Exiles es escasa y rudimentaria. Si no hay jugadores que acompañen la escena es habitual sentir el mundo inerte y carente de interés: Más allá del poder bruto del que dispongan nuestros enemigos, las refriegas no serán un problema pues es realmente fácil engañar a nuestros rivales y librarnos de sus acometidas y eso sin tener en cuenta lo simplón y ortopédico que resulta el sistema de combate.

Debo recordar que esto no es un juicio definitivo porque al juego le queda trabajo por delante. Pero me veo en la obligación de señalar algunos de los puntos que más me inquietan.

Y es que la IA no es el único problema, a lo largo de mis múltiples partidas he sufrido abundantes problemas de lag, bugs y giltches, además de un siempre patente “Popping” (objetos que aparecen de manera espontánea en vez de dibujarse progresivamente en el horizonte).

En resumen, una serie de pequeños problemas que unidos es fácil que empañen la experiencia general y dependerá mucho del propio jugador lo que ponga de su parte para pasarlos por alto.

Conan Exiles dispone de un brillante punto de partida, su concepto es ambicioso y espectacular y cada paso que he dado por su mundo me ha hecho imaginar como será la vision que deben tener sus responsables del producto final. Y debo decir que me encanta. Lo único que queda por saber es si realmente logrará estar a la altura de sus propias aspiraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.