Her Story y la pantalla de tubo

Imaginemos que somos un detective de los años 90 y que acabamos de recibir un caso de asesinato. Simon es encontrado muerto, misteriosamente, por alguien que aún no conocemos. Han pasado veinte años, todavía no sabemos quién es el culpable y solo tenemos una prueba verídica… los vídeos de esa época.

Así comienza este juego mitad aventura gráfica mitad webserie donde solo tenemos que ir buscando texto a través de una caja de búsquedas en el ordenador. De ahí derivará nuestro avance y conforme vayamos buscamos términos desde “I kill him” o “guitar”, entre muchos otros, podremos ir descubriendo qué es lo que realmente ha ocurrido.

La protagonista es Hannah Smith, una chica que acaba de perder a su marido y que es interrogada como principal sospechosa. Es nerviosa, tímida, dramática y a la vez misteriosa. No sabemos muy bien qué nos quiere decir pero sí muy bien el cómo, dado que solo podemos extraer conclusiones de sus cintas, pues ella habla a través de sus gestos.

Sin embargo, no sabemos gran cosa y debemos indagar. A través de palabras comenzamos a descubrir que hay más personas involucradas. Desde nuestro terminal, parecido a un ordenador de principio de los años 90, con pantalla de tubo, nos devanamos lo sesos por encontrar más pistas. Ella nos lo pone difícil, haciéndonos caer en una contradicción tras otra.

Destacar el uso de sonidos del juego. Desde el parpadeo típico de este tipo de computadores hasta la música de ambiente cuando vamos desentrañando la madeja que la protagonista hila y deshila a voluntad. Necesitamos de mucha paciencia y buena intuición para sacar todas las respuestas a unas preguntas que realiza un detective invisible.

Y sí, nosotros nos posicionamos al otro lado de la mesa. Somos la cámara que graba todas las conversaciones pero al mismo tiempo estamos en el mismo bando del detective. De él no oímos nada, salvo la respuesta de la mujer. De nosotros depende que podamos extraer la pregunta que le han realizado.

Poco a poco y gracias al empeño puesto, podremos ir sacando logros y accediendo a más y más vídeos de la base de datos.


 

Atención: Spoilers. ¡Quedas avisado/a!

 

Hannah es una chica con múltiples ánimos, pues de repente está triste como de repente está contenta. Dentro de lo que cabe, eso no debería ser ninguna novedad ya que todos nos sentimos así de ambivalentes durante el día. Sin embargo, hay algo que escama en esta historia, y es que constantemente nos habla de su vida en el ático y  se refiere a ella misma con otro nombre: Eve.

Lo cierto es que no es que sea bipolar ni tenga un trastorno de doble personalidad, sino que, son dos personas. Sí, la teoría más plausible también es la acertada dado que son gemelas. Una de ellas vive con su familia biológica y la otra vive con la matrona en un ático. Este intercambio de personas se produce durante todas sus etapas vitales: desde el colegio pasando por sus ligues e incluso intercambiándose con Simon.

HerStorySpot1

Hannah y Eve, son llamadas a ser interrogadas por la policía dado que su madre es la asesina de Simon. Podemos saber quién es cada una por diversos detalles: una tiene tatuajes, la otra no. Esto se descubre a partir de que se le cae el café y tiene que quitarse la chaqueta, también una de ellas está embarazada y la otra no.

Por tanto, ella sabe parte de la historia y otras partes no. Las contradicciones de las que hablaba al principio se dan todas juntas durante todo el juego dado que son dos personas las que hablan y cada una tiene una propia visión de los acontecimientos.

Es un juego bastante complejo y adicitivo, encontrándote al otro lado de la pantalla intentando descubrir más y más vídeos hasta llegar al final. Funciona con el método “Google” que está casi adherido a nuestra forma de utilizar Internet hoy en día y que es utilizado por el creador para hacernos desentrañar la historia hasta llegar a su mismísimo final.

En fin, Sam Barlow ha hecho un gran trabajo con un juego muy pequeño. Es uno de los grandes juegos del año pasado aunque también esperaba más de él. Sin más ni más, les dejo que saquen sus propias conclusiones. Quizás las respuestas estén al otro lado de la pantalla de tubo.

chicabits

Los videojuegos son mi hobbie desde que tengo memoria. Sin ellos, muchos mundos quedarían fuera de la única realidad limitada en la que vivimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.