¿Cuál es el futuro de las consolas?

Desde el nacimiento del concepto ‘generación de consolas’, millones de jugones se han decantado por las consolas (sean de Sony, de Microsoft o de Nintendo) como plataforma principal en la que poder jugar perfectamente todos los lanzamientos importantes durante cinco años o más, por encima del PC. Esta última plataforma ha estado criticada constantemente por usuarios consoleros debido a que hay que ir actualizando el hardware que hay en su interior. Pero ahora, menos de tres años después del lanzamiento de PS4 y Xbox One, tenemos anunciados ya modelos mucho más potentes en la forma de PS4 Neo y Xbox Scorpio, así como NX, la sucesora de WiiU.  ¿Por qué sucede esto? ¿Qué dirección está tomando la industria? Discutámoslo.

Progreso tecnológico imparable

Año a año, el hardware avanza a pasos agigantados. Ya lo vemos en el mundo de los smartphones o de los ordenadores personales. Hay que aceptar que la pasada generación (PS3, 360) fue anormalmente larga, y la diferencia entre sus arquitecturas causó un cierto estancamiento en el desarrollo gráfico y técnico. Con PS4 y Xbox One la situación es distinta, pues utilizan la misma arquitectura x86 que los PC’s. Esto hace que las desarrolladoras puedan concentrar sus esfuerzos en mejorar el apartado gráfico, y en tan solo un par de años hemos visto un salto bestial en calidad. Pero al usar la misma arquitectura, no hay una ”potencia oculta” que pueda explotarse de las consolas, ya que el hardware es el que es. Y aceptémoslo: las consolas son hardware de gama baja. Ya estaban muy por detrás de lo que había en el mercado al salir en 2013, y la situación no ha hecho sino empeorar para ellas. Aún contando con la optimización, una CPU de ocho núcleos de bajo rendimiento y una APU integrada de AMD no es suficiente para mover los juegos actuales a buena calidad y alto framerate. Por ello, la mayoría de los títulos sufren de 30fps o los odiados ‘dientes de sierra’.

Gears of War 4

Xbox Scorpio y la variedad de opciones

De las tres compañías, la más directa ha sido Microsoft. Su objetivo es instalar una familia de hardware que comparta todo el catálogo y el software, incluyendo Xbox One, Xbox One S y Xbox Scorpio, así como los PC’s con Windows 10, que recibirán todos (o la mayoría de) los títulos importantes de la compañía. Al revelar Scorpio en el pasado E3, Phil Spencer lo describió como una forma de jugar ”más allá de las generaciones”. Es decir, tener hardware escalable y que todo tu software te siga entre dispositivos. En otras palabras, lo que hemos venido disfrutando en PC desde la irrupción de Steam y otras plataformas similares. Esto es genial, es el futuro. Por su parte, Xbox Scorpio promete 6 teraflops de capacidad gráfica y la potencia para jugar en resoluciones 4K. Yo tengo una GTX 1080 (la mejor gráfica del mercado) que supera los 10 teraflops con overclock, y aún y así tengo problemas para mover los juegos más nuevos a 60fps en 4K con las opciones a tope. Habrá que ver cómo avanza la cosa. La auténtica pregunta es cómo se las ingeniará Microsoft para convencer a los usuarios de que una Xbox es una mejor inversión a un PC equivalente. O quizá ni siquiera buscan eso, dado que ambas opciones les reportan beneficios.

maxresdefault
Horizon: Zero Dawn

PS4 Neo y la realidad virtual

Es innegable que el éxito de PS4 en el mercado ha sido apabullante, con más de 40 millones de consolas vendidas a día de hoy. Con estas cifras, es normal que nos preguntemos para qué necesita Sony sacar un modelo mucho más potente que inevitablemente dividirá a su comunidad. La respuesta es la realidad virtual, una nueva ventana en el mundillo que abre infinitas posibilidades, pero que requiere un hardware muy superior al que poseen las consolas actuales. Sony está promoviendo su propio casco de realidad virtual, PS VR, pero los títulos que hemos visto hasta ahora corriendo en la PS4 original presentan un acabado gráfico pobre y nos hacen dudar sobre la estabilidad en su rendimiento. Aquí es donde entra PS4 Neo, una versión mejorada que, supuestamente, poseerá una GPU con 4-4.2 teraflops de capacidad, aunque aún no hay más datos sobre la resolución objetivo de la consola ni de sus capacidades.

11
The Legend of Zelda: Breath of the Wild

¿Nintendo? A su bola, como siempre

La empresa nipona se pasó el E3 por el forro, presentando únicamente el nuevo Zelda (que, por cierto, se comió la feria). Sus planes incluyen un relevo generacional tradicional, y la nueva consola usa el código Nintendo NX. Todavía no conocemos muchos detalles acerca de ella, pero viendo el fracaso en ventas que ha supuesto WiiU sería buena idea preguntarnos qué deberían hacer para no repetir sus errores. Lo principal es ofrecer una consola moderadamente potente que pueda plantar cara a lo nuevo de Sony y Microsoft, hecho que facilitará que las compañías third-party publiquen sus juegos en NX. También es importante acertar con la estrategia de marketing, así como explotar las ventajas que tienen ahora mismo en forma de retrocompatibilidad y online gratuito. Habrá que esperar unos meses más para ver qué se lleva entre manos ‘la gran N’.

¿Dónde nos deja todo esto?

Como podemos ver, a partir de ahora los cambios en el hardware doméstico tendrán que ser más comunes, acabando así con el concepto generacional tradicional. Pero este nuevo modelo, no especificado todavía, genera muchas dudas. Para muchos usuarios, entre los que se incluye el redactor de este artículo, la mejor -y más segura opción- es el PC, que nos permite actualizar partes específicas de nuestro hardware al ritmo que nos venga en gana, además de todas aquellas ventajas que de bien seguro conocéis y que no vienen a cuento. De todas formas, vamos a mantener un ojo bien abierto y veremos qué nos ofrece cada una de estas plataformas. Las tres compañías han elegido tres estrategias distintas para sus nuevas máquinas, y sólo el tiempo determinará quién ha acertado.

News Reporter
Jugador empedernido. Amante de los juegos de ciencia-ficción y las aventuras gráficas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *