Ciudadanos de un lugar llamado píxel

Press Start

Start“. Ese maravilloso botón que separa el mundo real del “mundo píxel”, que posee el poder de trasladar nuestro cuerpo y alma desde nuestro sofá hasta increíbles prados de Hyrule, campos de batalla contra Locust o distintos pueblos situados en el continente de Tamriel. Desde el Camp Nou hasta Staples Center, pasando por Montmeló, Bandle, las Islas Wumpa o Kanto, una lista infinita de la que apenas he nombrado un par de ejemplos para ir entrando en materia. ¿Conocéis todos los lugares que he mencionado? Quiero repasar hoy con todos vosotros la importancia que tienen los videojuegos a la hora de desconectar, cómo pueden ayudarnos a dejar de pensar durante minutos u horas, dejando atrás la vida real y sus problemas para adentrarnos en un espectacular nuevo mundo, donde todo es posible. Un viaje al mundo de los píxeles. ¿Os venís?

Space Invader

Empieza la aventura

Un nuevo día empieza. El despertador, arrancándote de tus sueños más profundos, suena. Son las 7 de la mañana, hora de levantarse para ir a trabajar o estudiar. Sales de casa, está lloviendo y te has dejado el paraguas. ¿Vuelves a buscarlo? Vas mal de tiempo, así que decides mojarte e ir corriendo. Una vez has llegado a clase o a la oficina, las malas noticias se van acumulando. Informes, papeleo, exámenes, trabajos… Por fin llega la hora de volver a casa, y aún sigue lloviendo. Vuelves a mojarte, pero te alivia saber que la mañana ya ha terminado y no puede pasar nada más malo. O al menos eso creías, hasta que llegas a casa y recuerdas que tenías que ir a comprar comida porque no te queda nada que hacer.

Y ahora, ¿qué?

Suspiras, coges el mando de tu consola y te tiras en el sofá. Arrancamos.

SNES

Primeros pasos

Una vez has encendido la consola, no hay vuelta atrás. Tienes el poder de evadirte de todos esos problemas en tus manos, tú eres el dueño de lo que va a ocurrir a partir de ahora, de qué lugar quieres visitar. ¿Nos vamos al Reino Champiñón? ¿Hacemos una parada en Rapture? Tú decides.

Y es precisamente aquí donde empieza la magia y la idea que me ha impulsado a escribir este artículo. ¿Pueden los videojuegos ayudarnos a afrontar los problemas del día a día? . Puedo afirmarlo rotundamente sin miedo a equivocarme, basándome en experiencias tanto propias como ajenas. Teorías, estudios… se ha investigado muchísimo acerca de si los videojuegos son capaces de enseñarnos historia, a relacionarnos y demás aprendizaje que siempre hemos obtenido en la escuela, pero no olvidemos la parte lúdica que hay en todo esto. Amigos y amigas, los videojuegos son capaces de hacernos felices durante minutos u horas, con tan solo pulsar el botón nombrado más arriba: “start“. Es sencillo, rápido y entretenido, ¿qué más podemos pedir?

Vale, ya hemos empezado nuestra aventura. Tenemos nuestro personaje creado y hemos completado el tutorial. ¿Y ahora? Ahora es cuando mamá nos da las deportivas y nos adentramos por fin en el nuevo mundo.

Deportivas Pokémon

Gracias, madre, estaba harto de ir más lento que un Metapod.

Fundiéndote con el personaje

Conversaciones, hechos y sentimientos. Todo se empieza a mezclar conforme avanzas en tu aventura. Te encuentras con otras personas que te dan consejos para seguir, otras te pedirán ayuda a cambio de distintas recompensas, otros simplemente harán bulto… Todo ello mientras decides qué deseas hacer. ¿Matamos ahora al dragón o nos vamos a buscar hierbas para hacer pócimas? ¿Y si dejamos de cazar bichos un rato y seguimos comprando objetos para nuestra nueva casa? Tú eres el dueño de todo el mundo nuevo que te rodea.

Hemos llegado a un punto en el que, quien más o quien menos, ha empezado a sentirse uno con el personaje que tiene en pantalla. Siente lo que él, vive cada momento como él. Notamos la hierba alta viajando de ciudad en ciudad, sentimos la brisa en lo alto de una montaña y mejoramos nuestras dotes como espadachines gracias al Maestro del pueblo. Poco a poco nuestros pensamientos y sentimientos reales van desapareciendo, apartándose para dejar sitio a los nuevos que van llegando por nuestros ojos y nuestros oídos, centrados en la pantalla mostrando unos píxeles que, inertes, nos los transmiten con muchísima fuerza y maestría, consiguiendo que, cada uno a su medida, llegue a fusionarse con el personaje que controla.

The Darkness II

Jugando a “The Darkness II”, sintiéndote protagonista de su oscura historia.

Alcanzando el nirvana

Esta era nuestra meta, nuestro objetivo, nuestro final boss. Y hemos llegado hasta él. Hemos conseguido un estado en el que estamos dentro del videojuego, obviando todo lo que sucede al exterior. Cero problemas, ni exámenes ni trabajos, aquí tú eliges las misiones que deseas lograr y nadie te las impone (bueno, siempre hay algún habitante tocahuevos que necesita nuestra ayuda, aunque no nos apetezca).

Es el momento de relajarnos, respirar hondo y dedicarnos unas horas a nosotros mismos, pecando de egoísmo por una vez. Apagando el teléfono si hace falta, utilizando cascos para no escuchar ruidos en la calle. Solos tú y tu personaje. Ha llegado la hora de que seas el alcalde del pueblo, el Rey del imperio o un soldado salvando su país en plena Guerra Mundial. Al fin y al cabo, la labor principal de los videojuegos son entretenernos, ¿y qué mejor que un poco de diversión y distracción cuando peor estamos? Cuántas veces nos habrán sacado una sonrisa un montón de píxeles cuando nadie más podía, cuando todo nuestro mundo se había puesto patas arribas y creíamos que nada nos iba a ayudar. Y eso sin contar con la cantidad de almas que habrán conectado gracias a comunidades, torneos y foros sobre videojuegos, consolas o géneros en concreto, consiguiendo amigos por todas partes de España y del mundo.

Heart

Los videojuegos cambian vidas, incluso me atrevería a decir que también han salvado alguna. Son una fuente de inspiración para otros artes como la literatura, el cine o la música, nos cuentan historias que jamás podremos olvidar. Y todo ello, tan solo pulsando un botón:

Press start.

 

 

Kirby_KIE

Jugador de toda la vida, redactando noticias a 60FPS sobre videojuegos con una mano y con el mando en la otra. Con las gafas veo todo a 1080p. Practico el arte del DJ y estudio Producción Musical.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.