Análisis Star Wars Battlefront

Star Wars está en todas partes. Tras la adquisición de la licencia por parte de Disney en 2012 la maquinaria del márketing se ha puesto a toda velocidad a crear multitud de productos para el consumo del fan de la franquicia intergaláctica. El Episodio VII ha llegado, y para acompañarlo EA aprovecha la oportunidad para mostrarnos Star Wars: Battlefront, un reboot de la mano de DICE (Battlefield) para la subsaga de videojuegos que tantos corazones conquistó hace una década. Así que carga tus blásters y ajusta los motores a la velocidad de la luz, porque nos vamos a una galaxia muy, muy lejana…

Star-Wars-Battlefront-Hoth

Reproduce las batallas que marcaron a dos generaciones.

Star Wars Battlefront es un juego multijugador que nos ofrece combates entre imperiales y rebeldes en varios de los planetas de la trilogía original. Es un auténtico homenaje al universo de la saga de George Lucas  que dejó una huella imborrable en la cultura popular de las últimas décadas: su mezcla de carismático western y space opera con elementos de fantasía fue muy efectiva, creando una fiel y gigantesca legión de seguidores. Lamentablemente es bastante evidente que Battlefont ha sido un juego sacado con prisas para conseguir coincidir con el estreno de la nueva película y la temporada navideña. Es un juego cuyo mayor pecado es una flagrante falta de contenido: basa toda su apuesta en un componente online que a pesar de buenas ideas se queda corto en cuanto a contenido y sustancia jugable. Prescinde así de campaña individual, ofreciendos sólo cuatro planetas con tres mapas cada uno. Tampoco tenemos batallas espaciales, Conquista Galáctica, ni Acción Instantánea. DICE y EA quitan, en vez de dar: poquísimo contenido para un juego de precio completo, más aún si lo comparamos con lo que nos deleitó Battlefront 2 hace diez años.

 

Pasión por el material original

El equipo de DICE no mentía al decir que estaban poniendo un tremendo énfasis en la reproducción de los escenarios: el resultado final es magnífico. La atención al detalle quita el hipo y posee un fotorealismo que hemos visto contadas veces antes. De hecho en algunas secciones (como controlar las motos speeder en Endor) resultan casi indistinguibles de los decorados de las películas originales. Para obtener este aspecto técnico tan realista el equipo ha usado la técnica de la ‘fotogrametría’, que consiste en crear entornos 3D a partir de fotografías sacadas in-situ en los sets. Han conseguido clavar la estética de los distintos planetas personajes, a pesar de que los (pocos) héroes controlables presentan un aspecto ligeramente cartoon.

Sí, los videojuegos han llegado hasta aquí.

El diseño sonoro es igualmente espectacular. DICE usa su experiencia con Battlefield creando un ambiente realmente inmersivo y con gran fidelidad; un sonido de absoluto diez que grita Star Wars por los cuatro costados. Lo único que puede resultar algo molesto es el doblaje de los héroes, ya que no se ha podido contratar a los actores originales para encarnar a los personajes y algunas líneas de diálogos chirrían un poco. En conjunto, Battlefront es un producto redondo en lo que respecta a su acabado audiovisual, un espectáculo para los sentidos.

 

Un filete sin salsa ni vino 

El principal pecado de Battlefront es que está vacío: no tiene suficiente contenido ni profundidad para ofrecer una experiencia de juego longeva. Las primeras partidas son geniales, pero enseguida lo habréis visto todo y el aburrimiento tomará el control. Cada uno de los escasísimos cuatro planetas (Hoth, Tatooine, Endor y Sullust) cuenta con tres mapas: uno para los modos pequeños de infantería, uno para el modo de enfrentamientos aéreos y otro para las grandes batallas de Supremacía y Asalto AT-AT. Afortunadamente hace un par de semanas llegó la actualización gratuita ‘La Batalla de Jakku’ con dos nuevos escenarios y un modo extra ambientados en el planeta de la nueva película. Sigue sin ser suficiente. Por si no bastase con la escasez de contenido, algunos de los modos (diez en total) parecen puro relleno: da la impresión de que los desarrolladores no tenían muy claro qué hacer con ellos. El modo Escuadrón de Cazas es un completo desastre, aburre a los treinta segundos de partida y no tiene la más mínima profundidad. Las batallas 20vs20 de Asalto AT-AT son genuinamente tensas y divertidas, pero este Battlefront no ha logrado distanciarse lo suficiente de los tropos que plagan al shooter multijugador estándar, resultando demasiado genérico.

La jugabilidad es demasiado simple, favoreciendo a los jugadores novatos, aunque la mayor parte del tiempo todo se siente justo gracias a un radar parecido al de Halo. Como punto positivo cabe decir que el sistema de control es sencillo e intuitivo, permitiendo a fans de las películas poco metidos en el mundo de los videojuegos disfrutar de la obra. El sistema de ventajas y habilidades por cartas es cómodo, pero carece de profundidad en las opciones. Además, todas las armas especiales, vehículos y héroes se recogen aleatoriamente del suelo. En los Battlefront originales si querías un tanque droide bastaba con ir hacia el hangar y subirs a él. En total solo hay una docena de armas principales -entre las cuales no hay tantas diferencias- sin secundarias, ni clases. La personalización de personajes es intrascendental también: sólo podemos editar la cabeza y el peinado de nuestros soldados rebeldes o imperiales.

Podremos controlar a un puñado de héroes.

Tan solo hay seis héroes de la trilogía original disponibles: Han Solo, la princesa Leia y Luke Skywalker para la rebelión, y Darth Vader, Boba Fett y el Emperador para el Imperio. Su presencia es esporádico en los modos grandes pero tienen dos modalidades dedicadas en exclusiva: Caza de Héroes y Héroes vs Villanos. En el primero un jugador controla al héroe y el resto deben acabar con él, el jugador que lo mate tendrá el privilegio de jugar como héroe posteriormente y así sucesivamente. En Héroes vs Villanos tenemos los seis personajes en una sola partida enfrentados, con tres soldados por equipo que deben defenderlos. Son modos sencillos pero entretenidos.

 

Conclusión

Star Wars Battlefront es un producto a primera vista resultón, pero que muestra su escasez de contenido muy rápidamente. Además, EA pretende cobrarnos 50 euros a los usuarios por un Season Pass del que poco sabemos. Es un juego que no puedo recomendar a precio completo, únicamente en una rebaja o si se compra a medias con algún amigo. Se trata de otro videojuego sacado con prisas y con poca pasión. Un juego con buena base pero con demasiados defectos.

Bueno, al menos es mejor que El Despertar de la Fuerza.

Nagato

Jugador empedernido. Amante de los juegos de ciencia-ficción y las aventuras gráficas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.