• Sin categoría

Análisis Furi

Tras haber comenzado en el mundo de la telefonía móvil y con una primera incursión en Nintendo, la compañía The Game Bakers presenta su nuevo proyecto: Furi. Disponible en el Playstation Plus del mes de julio totalmente gratis y por 24,99€ en Steam, el juego de lucha desarrollado por un grupo de apenas 5 personas nos ha dejado con unas sensaciones que no podían ser más positivas.

furi-ps-plus

“El carcelero es la clave. Mátalo y serás libre”. Con esta tentadora frase, comienza el juego en el que asumimos el rol de un espadachín encadenado en una especie de celda futurista. Acompañados de nuestra electrizante espada y una pistola que escupe esferas de energía, debemos avanzar a lo largo de la cárcel en la que nos encontramos, derrotando en cada nivel a todo aquel que se interponga en nuestro camino.

Es muy evidente en el diseño de nuestro misterioso personaje la influencia tanto de la fallida saga de Afro Samurai como de la histriónica aventura de Wii, No More Heroes. Sin formular una sola palabra a lo largo de toda la aventura, el protagonista permite de esta manera introducirse más como un avatar de nosotros mismos y aumentar todavía más el aura enigmática que rodea al argumento. También nos acompaña a lo largo de nuestra peripecia un rosado personaje que recuerda bastante al conejo de Donnie Darko, la mítica película de Jake Gyllenhaal. Como no, aquí el misterio también se mantiene.

Montage

Bajo estas premisas, la jugabilidad se nos presenta en forma de únicamente 10 combates imprescindibles de resolver para avanzar. Cada uno de los carceleros se impondrá entre nosotros y nuestra siguiente meta, por lo que cada uno de los enfrentamientos se plantea como la de un jefe final. Y aquí es donde radica una de las grandes diferencias de este desarrollo indie frente a la mayor parte de los juegos. Tan solo disponemos de los combates principales para practicar, conocer y manejar a la perfección a nuestro personaje evitando mientras tanto que caigamos derrotados.

Por supuesto, todos y cada uno de los carceleros tienen un diseño, patrones de ataque y pequeños trasfondos característicos, al que nos suele introducir nuestro compañero conejo. Esto permite variar de forma significativa todas y cada una de las rutinas que se nos presenta y supone tener que adaptarnos continuamente a los retos que nos presentan las batallas. El juego es muy vistoso en este sentido, ya que gracias a una cámara amplia y fija podemos disfrutar de las veloces maniobras necesarias para esquivar todas las coloridas acometidas que realizan.

El juego resulta tremendamente satisfactorio, ya que tras haber sorteado una auténtica odisea de infernales ataques enemigos y haber realizado la estocada o disparo en el momento apropiado, llena a uno de orgullo. La curva de dificultad está muy bien equlibrada en este sentido y se agradece. Recordando en parte a los jefes clásicos de antaño, cada uno de los enemigos posee una barra de vida(al igual que tú) que una vez se vacía se vuelve a rellenar, debido a que cada uno de ellos tiene diferentes rondas. A cambio de ronda, cambio de ataques y nuevas sorpresas. En opinión personal, las penúltimas rondas de cada uno de los jefes son las que sin ninguna duda, me resultaron más complicadas; ahí es donde se demuestra la verdadera habilidad del jugador.

Furi

Sin embargo, si queremos avanzar a la siguiente ronda de enfrentamiento, una vez que vaciemos la barra de vida al jefe entraremos en una fase de combate totalmente distinta. En esta etapa se forma un círculo alrededor tanto del enemigo como de nosotros, en lo que se torna en un cara a cara más personal. Es en este punto donde priman los bloqueos, rápidos esquives y estar totalmente concentrado a la hora de sacar la espada de su vaina. Una vez completemos esta etapa, comenzará la ya mencionada siguiente ronda.

Y sin ningún tipo de duda, uno de los grandes aciertos de los de The Game Bakers es la elección de la banda sonora. Con temas realizados por Carpenter, The Toxic Avenger o Danger, los combates se vuelven totalmente en un alarde dinamismo e impacto sonora, que refleja perfectamente lo que está sucediendo en pantalla. Especial recomendación a My Only Chance, de The Toxic Avenger, que para mí es el gran tema del juego.

Además, como ya se podía intuir desde los trailers, la influencia de la desarrolladora  japonesa Platinum Games es una de sus principales bases. El ritmo frenético y accesible esconde una mayor dificultad a la hora de convertirnos en unos auténticos “pros” del juego, seña de identidad de los japoneses en juegos como Bayonetta o Metal Gear Rising. Esto es confirmado en los créditos finales, donde el equipo francés agradece su aportación al mundo del videojuego y sus puntos de referencia a la hora de construir Furi a personalidades tan importantes de la industria como Hideo Kojima, Keiji Inafune o Hidetaka Miyazaki.

Furi

El final de la historia nos deja con la boca abierta y no deja indiferente a nadie pero es que el inesperado epílogo no tiene absolutamente ningún desperdicio. Esto permite ponerle el broche de oro a un juego en el que se nota la influencia de un grupo de 5 personas desarrollando un indie aunque con poco que envidiarle a cualquier triple AAA de hoy en día. Añadir la posibilidad de rejugarlo a una dificultad endiablada o repetir los combates que queramos y mejorar nuestras puntuaciones.

Furi es una obra completa. Una pequeña joya que ha llegado hasta nosotros y que recibimos con todo el cariño del mundo. Como si de un bollo recién horneado se tratase, tal y como les gusta comparar a The Game Bakers sus juegos, lo saboreamos con gusto. Si tenéis una PS4 con el Plus estáis de suerte y si no es el caso, cada céntimo vale la pena que lo gastéis en Steam. Y tras las 3-4 horas que os puede llevar el completarlo, estaremos sentados delante del horno frotándonos las manos esperando qué será lo próximo que disfrutaremos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.