Análisis Last Day of June

El último día de June

Last Day of June: Una historia que no requiere palabras

Describir esta obra intentando explicar lo que transmite sin destapar puntos importantes de la historia no es tarea fácil. Más teniendo en cuenta que una de las partes más gratificantes de dicho juego es el descubrir los recuerdos e historias que conforman cada uno de los habitantes del pequeño pueblo, en el cual, tiene lugar esta humilde historia.

¿Conocéis la película de Disney Píxar llamada Up? El motivo por el que realizo tal pregunta es porque hasta cierto punto podemos encontrar similitudes que nos recuerden a la bonita y trágica historia de amor. Tanto en Up como en Last Day of June, se nos enseña como el personaje principal, en este caso llamado Carl, lidia con ese terrible y frío enemigo llamado “pérdida”.

En Last Day of June, Carl no es el elemento más importante, sino que es de hecho la clave para introducirnos en la piel de los otros cuatro habitantes del pueblo, el mismo día en el que este perdió a su amada; June.

Los cuatro personajes secundarios a los que tendremos ocasión de controlar son: un niño, un hombre mayor, un cazador y una amiga de la infancia.

 

Estos personajes, aparentemente ajenos a la historia y al accidente que terminó con la unión del matrimonio, acabarán teniendo mucho que ver con la fatídica pérdida. Por ello, Carl, tras descubrir que puede ponerse en sus pieles y cambiar sus acciones llevadas a cabo aquel día, decidirá revivirlo cuantas veces haga falta por tal de devolver a su amada a la vida.

Es de este modo en el que el juego nos permite conocer a cada uno de los personajes y comprenderlos como persona, entendiendo así sus decisiones y actos llevados a cabo aquel día. Y también nos mostrará como ese terrible enemigo, mencionado al principio de este mismo análisis, está presente en la vida de todos nosotros.

El niño, el hombre mayor, la amiga de la infancia y el cazador

Los cuatro personajes jugables

Seamos sensatos, este juego no es algo revolucionario que nos presente algo innovador y nunca antes visto, pero es un juego que tiene más que merecido nuestro tiempo porque lo que hace, lo sabe hacer de maravilla:

Se trata de un juego con mecánicas muy simples, de hecho, los únicos comandos que deberemos recordar son los que nos permiten movernos, un botón para seleccionar y otro para volver hacia atrás. Sencillo ¿verdad?

Los puzzles que nos presentan para seguir con la historia no suponen grandes retos y es poco probable que alguno de ellos pueda resultar demasiado complicado como para que estemos un tiempo excesivo intentando resolverlo. De hecho, podemos terminarnos esta historia en poco tiempo, pero eso no quita que el juego consiga ser entretenido. Personalmente pude terminarlo en 4.7 horas.

¿Por qué el juego resulta tan sencillo en estos aspectos? La respuesta es sencilla también. Este juego no quiere que nos rompamos la cabeza, no busca plantearnos retos para pensar, ni probar nuestra habilidad como jugadores, sino que con sus mecánicas sencillas busca poder llegar a cualquier persona, para contarnos una historia y que formemos parte de ella. Y esto es lo que más destaca en mi opinión: Su gran capacidad para emocionarnos y contarnos su historia sin la necesidad de utilizar palabra alguna. Esta obra es de las mejores representaciones gráficas para la expresión “una imagen vale más que mil palabras”. Y es que cada imagen del juego habla por si sola.

Los personajes en un principio nos pueden resultar algo tétricos (principalmente porque carecen de ojos en sus rostros) y chocarán con la belleza visual del entorno, pero sin romper con la línea estética del juego. Dichos personajes presentan además un nivel bajo de iconización (es decir, un nivel bajo de realismo) porque el juego quiere que puedas sentirte identificado con los personajes. El hecho de que estos no utilicen palabras, pero si ciertos sonidos para establecer comunicación entre ellos simulando conversaciones, es otro factor que facilita esta identificación.

En definitiva, este no es un juego para divertirnos y pasárnoslo en grande. Se trata de un juego en el que te has de meter de lleno y disfrutar de cada detalle; los recuerdos, la banda sonora, cada lugar u objeto con el que interactuar… y dejar que haga lo que mejor sabe hacer, emocionarte con su historia y hacer que ames a cada uno de sus personajes.

¿Como afrontarás la pérdida?

 

¡Manteneos atentos a la web para estar al día de todas las noticias sobre videojuegos y tecnología!

Yunith

Persona, dibujante y pintora. Me gusta escribir y la fotografía. Estudiante en gráfica publicitaria. Gran amante de los videojuegos y firme defensora de estos como forma de arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.