The Division: Impresiones de la beta cerrada

En el E3 2013 fue presentado oficialmente Tom Clancy’s: The Division, y provocó una enorme sensación debido a su increíble apartado gráfico y su propuesta jugable. Dos años y medio después y tras un dilatado silencio por parte de los desarrolladores, la salida del título está muy cerca y Ubisoft ha publicado una beta cerrada que ha tenido lugar en estos últimos días de enero. En MuchoGamer hemos podido jugarla, y KnossJXN (Xbox One) y Quico Gil (PC) hemos querido traer unas impresiones al respecto.

Por lo general hemos disfrutado con la beta, consideramos que tiene potencial para ser muy entretenido con un buen grupo de amigos, aunque tenemos dudas sobre su contenido para un jugador y la longevidad de la experiencia que el producto final pueda ofrecernos.

The Division saldrá a la venta el 8 de marzo, y Ubisoft ha adelantado que nutrirá al título tanto con contenido descargable gratuito como con tres expansiones de pago: Underground, Survival y Last Stand, que podrán adquirirse juntas a través de un season pass que tendrá un precio de unos 40€.

Como ya hemos mencionado, el apartado gráfico llamó poderosamente la atención del público masivo, y las predicciones de downgrade marca de la casa de Ubisoft se han cumplido: el juego presenta un aspecto que dista del que vimos en el E3 2013. A pesar de ello no ha sido tan grave como otros casos cercanos como Watch Dogs o Assassin’s Creed Unity, presentando así un buen acabado visual.

En consolas ofrece un acabado dentro de lo visto en obras de la misma editora. Los problemas en general tienen que ver con el poco pulido de las texturas, especialmente pobres en el suelo y algunos edificios. Además del largo tiempo que tardan frecuentemente en cargar (no hay tiempos de carga, eso sí). La distancia de dibujado es el otro gran protagonista del problema gráfico en consola. No es que el juego presente entornos lo suficientemente abiertos como para que resulte directamente molesto, ya que a menudo el entorno urbano (esquinas, cruces, cortes de circulación, etc.) ayuda a camuflar estos problemas, pero no siempre es así. Ambas consolas ofrecen una paridad de 1080p 30fps en su funcionamiento, con muy leves tirones en los enfrentamientos más acentuados.

La versión de PC ofrece un resultado más cercano a lo que se enseñó en el E3, con mayor calidad visual, mejor iluminación y texturas, y por supuesto soporte para resoluciones y framerates superiores. Cabe señalar que es un título bastante exigente: en el PC en que lo hemos jugado, provisto de un i7 4790K a 4Ghz y una GTX 780 Ti de 3GB el juego corría a unos 45 fps con todo en ultra (1080p). Hizo falta bajar un par de parámetros a alto para disfrutar de 60fps, y es un resultado equivalente al que cabe esperar de la extremadamente popular GTX 970, la tarjeta que Ubisoft recomienda para disfrutar del título. Todas las imágenes de este artículo son capturas sacadas con esa misma configuración. Hay algunos problemas con las opciones gráficas y algunos bajones de framerate no están muy justificadas, pero el equipo tiene un mes por delante para terminar de optimizar.

Creemos que el mapeado es la culminación de muchos años de trabajo visibles en obras anteriores (Assassin’s Creed, Far Cry, Watch Dogs etc) del mismo género sandbox en la que por fin podemos apreciar un entorno muy creíble y lleno de detalles (un supermercado arrasado por los ciudadanos hambrientos, una cancha de baloncesto, un hospital…). Uno de los puntos más achacables del mapa es que quizás falte un poco más de interacción con el entorno ya que más allá de paredes escalables y maletines saqueables poco más había que hacer.

Otro de los puntos que nos ha gustado al respecto es el de la interfaz, muy clara y bien estructurada (la información de cada pestaña es completa y limpia), correctamente integrada y, eso sí, parece que algo saturada con los colores del escenario.

En lo que se respecta a sus mecánicas, se trata de un shooter en tercera persona con elementos RPG, con un enfoque marcado en la progresión del personaje a través del loot, como pudiera ocurrir en otros juegos como Destiny o Diablo. The Division es, jugablemente, el hijo bastardo de Ghost Recon y GTA. ¡Y vaya si nos gusta! El sistema de coberturas, que usaremos con mucha frecuencia para afrontar un combate algo más táctico de lo que esperaríamos de un Gears of War, por ejemplo, más acorde con la historia del nombre Tom Clancy. Los tiroteos se resuelven con unas mecánicas en las que las armas presentan características muy verosímiles: debes mantener el fuego en ráfagas cortas y recargar con cabeza.

Uno de los puntos que más se han discutido ha sido el TTK (tiempo para matar) ya que muchos enemigos parecían, según los fans, “esponjas de balas” que tomaban demasiado daño antes de morir. Esto parece haberse arreglado en gran medida en este periodo de pruebas. Esperamos que la variedad de enemigos crezca un poco en el producto final, evitando así caer en lo repetitivo.

 

El elemento más emocionante y al mismo tiempo el que más nos preocupa, aquel que determinará si el juego es un éxito o un fracaso, es la Dark Zone. Se trata de una zona abierta del mapa destinada a extraer algunos de los mejores objetos del juego en la que el PvP está habilitado de forma que a menudo tienen lugar enfrentamientos en los que los jugadores se enfrentan para obtener las recompensas del otro. En un mecanismo muy similar al de Red Dead Redemption, la propuesta de la Dark Zone es muy interesante, bien llevada a cabo en una mezcla de PvE y PvP, aunque nos presenta algunas dudas. ¿Es suficiente contenido para abarcar el endgame del juego? Sabemos que una vez llegas al nv30, la Dark Zone cambiará sus contenidos, aunque por ahora no sabemos en qué medida.

Puesto que The Division es una propuesta a largo plazo, el loot se nos antoja poco menos que vital. La Dark Zone es el lugar donde se obtiene el loot más interesante del juego, incluyendo la rareza “suprema” que pudimos probar en la beta en dos armas.

En conjunto, podemos decir que The Division es un juego prometedor, el Tom Clancy más ambicioso hasta el momento y que pone sobre la mesa ideas muy interesantes con una base mecánica y visual sólida, pero dudamos que ofrezca una cantidad de contenido que nos mantenga pegados a  la pantalla tanto como lo han hecho otras propuestas parecidas. Hay que advertir que éste no es un juego que uno se compre por la campaña individual, la cual contará sólo con diez misiones y que parece va a tener una historia muy genérica. Éste es un juego que uno se compra para disfrutar con los amigos y obtener equipamiento cada vez mejor. Es algo que todos los consumidores deberían tener en cuenta antes de sentirse engañados. Hay dudas, pero tenemos esperanzas en The Division.

 

Nagato

Jugador empedernido. Amante de los juegos de ciencia-ficción y las aventuras gráficas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.