Análisis The Purring Quest

En los juegos normalmente nuestro personaje principal suele ser un humano porque es el ser que siempre nos define por excelencia, pues obviamente es nuestra especie -salvo que seas un bicho raro con la capacidad para leer esto-. Tampoco han sido pocas las veces que hemos encarnado a animales y seres fantásticos, pero normalmente humanizados con formas humanoides. ¿Qué sentimos ahora al ser un gato el protagonista de la aventura donde debe ayudar a un humano? Eso es lo que nos propone el estudio de Valhalla Cats.

the-purring-quest

 

Una historia tan simple como emocional

The Purring Quest nos mete en la piel de un felino, Kimchi, que debe enderezar el camino de su dueño y darle de nuevo sus recuerdos para aliviar sus emociones debido a que su dueño padece alzheimer. Esto y otros detalles más -que no quiero destripar- son transmitido a través de emotivas cinemáticas animadas, que tratan el tema del amor y la pérdida. Aunque todo esto suene muy intrigante realmente el juego es corto al igual que su historia, pero el transfondo de esta desde luego es bonito y se disfruta más para cualquiera que tenga algo de empatía por los animales, en especial los gatos.

The Purring Quest 1A esta aventura se suma la opinión y guía de los varios gatos famosos de internet que tendremos el placer de conocer. Algunos nos darán charlas filosóficas sobre nuestro viaje, mientras que otros simplemente harán uso del humor. Eso sí, los chicos de Valhalla Cats han sabido plasmar a la perfección las personalidades de estos felinos que tanto caraterizan a su especie.

 

Jugabilidad plataformera de la vieja escuela

Es aquí cuando nos damos cuenta de qué tipo de juego tenemos delante, y es que se trata de un interesante plataformas porque, como ya sabemos, encarnamos a un gato. Esto me recordó muchísimo a aquel lejano juego de Rey León que los que tengamos algo de edad recordaremos de la clásica Super Nintendo o la Sega Mega Drive. Los dos títulos tienen la similitud de ser protagonizado por felinos en un universo plataformero.

Teniendo esto en cuenta me volví a sentir un poco como en aquella época de juegos clásicos, lo cual sin duda es algo que me alegra. El juego posee muchos elementos de los plataformas clásicos, como la clásica «moneda» por las que siempre nos jugamos la vida intentando hacernos con todas ellas, sin embargo aquí no son monedas como en los Marios, sino más bien algo que le guste a los gatos: restos de pescado. Disponemos de varios coleccionables interesantes como objetos que tengan algún sentido con el universo del juego, y también el rescatar de las jaulas a otros gatos con los cuales podremos mantener conversaciones. Son muy buenos incentivos para rejugar los escenarios y sacarle el máximo jugo a este título.

The Purring Quest 8

En nuestra aventura habrá muchos obstáculos ingeniosos, al igual que los jefes o zonas finales a las cuales tendremos que hacer frente. Tampoco nos olvidaremos de los enemigos comunes que rondarán por los escenarios, los cuales variaran según el nivel, contra algunos de ellos no podremos hacer frente y deberemos hacer uso de nuestro sigilo gatuno. Recordad que tendremos siete vidas como es típico de los felinos.

Desgraciadamente no todo puede ser felicidad. A veces se siente la sensación de que las mecánicas no están del todo pulidas, e imagino lo difícil que puede haber sido adaptar las bases jugables del movimiento de nuestro amigo felino. He de decir que es lo que no me ha dejado del todo satisfecho, a veces se echa en falta fluidez, especialmente si nuestro protagonista es un hábil y veloz gato.

The Purring Quest 2Es importante mencionar la curva de dificultad, la cual está muy bien adaptada durante todo el juego, pero que justo al final se vuelve endiabladamente difícil haciendo uso del contrareloj y forzándonos a dar saltos perfectamente calculados en distancia y tiempo. Personalmente no me ha disgustado ese reto final, el cual desde luego nos llevará varios intentos, sin embargo puede ser algo frustrante según qué casos, especialmente porque el título durante todo su recorrido nos deja jugar con una dificultad «libre» donde mientras no nos forcemos a conseguir coleccionables no encontraremos muchas complicaciones, pero la dificultad final es obligatoria para todos pudiendo ser un pico de dificultad muy molesto.

 

Dibujo animado y sonido gatuno

El apartado artístico es simplemente genial, plasma con una genial elegancia a estos adorables felinos que no nos canceremos de ver durante nuestra aventura, además de tener unos movimientos bien detallados, aunque también se aprecia los recortes de movimientos que tuvieron que hacer al protagonista para dotarlo de algo de fluidez con los controles.

The Purring Quest 3

Los escenarios tienen un especial cuidado en todos los aspectos y se las han ingeniado muy bien para crear obstáculos y vías de camino en nuestra odisea por los cinco diferentes escenarios, los cuales son muy diferentes entre sí y apostan notablemente por la variedad a pesar de la duración del título. También veremos muchos detalles, cameos, referencias e interesantes extras de los escenarios, desde carteles hasta frases que hagan relación a algún juego y película.

En cuanto al sonido puedo decir que goza de una excelente banda sonora que logra una increíble ambientación en los escenarios, y la cual también nos pone en situación en los momentos extremos. El tema principal del juego es simplemente genial, especialmente por el extra final de los créditos que no os desvelaremos. Los efectos sonoros están bien y cumplen con su cometido sin ser algo que se destaque demasiado.

 

Conclusión

The Purring Quest es un interesante título de plataformas que lo disfrutarán quienes busquen una corta y simple aventura para entretenerse y divertirse. Su corta duración, 2 horas, puede ser un incoveniente para más de uno al igual que algunas mecánicas de plataforma, sin embargo es disfrutable si buscas una aventura relajada y te interesa su gatuno universo con una historia emocional entre felinos y humanos.