Hearthstone: los consejos que te harán progresar

Hearthstone es un juego de cartas Free to play que está cosechando un éxito increíble en todo el globo. Su fórmula, accesible y profunda por igual, ha encandilado a conocidos y extraños.

Sin embargo, no son pocos los que tildan al juego de Pay to Win sin tan siquiera haber empezado a armarse un mazo competitivo ¿Quieres darle una oportunidad y empezar con buen pie? Aquí estamos nosotros para explicarte como batirte en duelo con los otros usuarios de Hearthstone y salir airoso de la mayor parte de los enfrentamientos, que es, al fin y al cabo, el objetivo de todo jugador de cartas.

¿Cuáles son los secretos del éxito? Para su más fácil comprensión los hemos separado en apartados bien diferenciados ¡Verás lo fácil que es hacerse al juego!

1) Experimenta

Todos tenemos un estilo de juego. A algunos les gusta más aplastar al contrario en los primeros compases de la partida, a otros les gusta más controlar la mesa hasta destrozar al contrario con sus esbirros más gigantescos, otros apuestan por una eficiencia equilibrada durante todas las partidas, otros creen en el daño directo, y un largo etcétera. Tu primer objetivo será reconocer el estilo de juego al que mejor te ajustas y con el que más te diviertes ¿Qué sería del juego sin el factor diversión?

2) Ten paciencia

Muchos de los críticos habituales de Hearhstone son personas que no llevan más de un mes jugando. Creen que deberían poseer la colección completa en dos días sin gastar un duro, y eso, amigo mío, es imposible.

La mejor forma de progresar es realizando las misiones diarias (intentando sustituir las que te otorguen menos oro). Una vez tengas el oro necesario puedes luchar en la arena o comprar el sobre directamente. La arena es más cara, pero puede aportarte más beneficios si juegas como es debido y ganas unos cuantos combates ¡Ánimo! la constancia te permitirá hacerte con un sobre al día como mínimo.

3) No copies: inspírate

Más de una vez habrás leído eso de “No copies el mazo de los ganadores; eso es de novatos sin luces”. Pues bien: ni tan alto ni tan calvo.

Cierto es que copiar el dedillo el mazo de los campeones de torneos le resta al juego muchos enteros. No usas tu ingenio para ganar, no intentas darle sinergia a un mazo propio, no vas puliendo tu baraja tras testearla… En definitiva: te vuelves una versión incompleta del campeón de turno.

Pero claro ¿Cómo vas a ganar sin conocer el metajuego? En Hearthstone suelen haber 2 o 3 mazos de moda, los más competitivos, y una veintena de mazos que tienen un ratewin elevado. Obsérvalos, analízalos, comprende sus mecánicas… Tal vez crees la versión definitiva de un mazo que, a priori, se consideraba en decadencia.

4) Crea cartas, pero con criterio

Se pueden conseguir cartas eliminando otras. El problema es que el polvo arcano que nos dan al eliminar una carta es 8-4 veces inferior al que necesitamos para crearla ¿Solución? No elimines cartas a menos que sea indispensable, y no crees cartas por amor al arte. Son muchos los novatos que gastan sus polvos en cartas comunes que luego encontrarán a montones en los sobres: no cometas tú ese error.

Si te sale alguna carta que no cuaje en el metajuego actual no la elimines de buenas a primeras: las nuevas expansiones seguirán trayendo nuevas cartas y nuevos mazos ¡Carta inútil hoy, indispensable mañana!

Otro motivo por el que no interesa ponerse a eliminar toda carta presuntamente inútil que consigas es el siguiente: todas las cartas están sujetas a un posible nerfeo. Cuando Blizzard nerfea una carta permite que la desencantes por su coste total.

Mencionar también que las cartas doradas cuestan el doble ¿A que ya no interesa tanto conservarlas?

5) No configures tus mazos alrededor de una carta

Muchos empiezan creando su mazo en función de la nueva legendaria que les ha tocado en un sobre.

Os preguntamos una cosa ¿Qué probabilidades hay de que dicha “carta matriz” aparezca en vuestra mano en el momento oportuno?¿Qué posibilidad hay de que se dé ese combo brutal que con tantas esperanzas concebísteis en vuestras cabezas? Pocas, muy pocas. Recordemos que el enemigo, con un simple removal, puede chafarte toda la partida. Hay que crear un mazo cuyas cartas guarden cierta sinergia, de lo contrario nos encontraremos lanzando al campo lo primero que pillemos sin saber muy bien cuál es nuestro objetivo.

Recordad: cuando creas una baraja debes plantearte cómo piensas ganar, cómo piensas resistir el early/mindrange/lategame, cómo piensas quitarte de encima esas cartas tan populares en el metajuego…

6) Dos formas de jugar, dos formas de divertirse

Hay jugadores que juegan de forma amistosa y otros de forma competitiva. Las partidas amistosas no requieren de un mazo perfectamente montado y son muy disfrutables, mientras que las competitivas tienen como objetivo ascender rangos llenos de barajas top, siendo este último mucho más exigente, otorgando un menor margen creativo a nuestros mazos.

¿Quieres llegar a convertirte en Leyenda? Debes estar dispuesto a consumir horas y horas jugando en competitivo. Dicho objetivo puede tornarse cansino y estresante: juega con moderación y descansa cuando no te encuentres despejado.

7) Si juegas en serio, juega centrado

De nada sirve querer llegar a leyenda si, en medio del combate, te pones a navegar por internet, ver unos vídeos… te descentrarás, cometerás errores tontos en los momentos más cruciales, dejarás pasar tus turnos… Y nunca cumplirás tu objetivo. Concéntrate en el combate y utiliza tus cartas sabiamente.

 

Esperamos que todos estos consejos hagan de vosotros unos grandes maestros de las cartas ¡Suerte con esas partidas!

News Reporter
Músico aficionado, escritor amateur, asiduo practicante de culturismo y halterofilia , jugón de videojuegos desde que tiene memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *