Fervoroso amante del arte del videojuego. Escribo desde lo más profundo de Kaer Morhen, cuando Vesemir me da un respiro.